Mantenimiento de motos para conservarlas en el mejor estado

Al igual que ocurre con los coches, las motos deben ser revisadas de manera periódica para mantenerla en el mejor estado operativo posible. Contar con un buen juego de llaves, extractor  y otras herramientas y útiles para motos así como aceite y demás líquidos, es algo indispensable para mantenerla correctamente.

Puntos de revisión de una moto

El mantenimiento de las pastillas de freno es de gran importancia. En este caso se recomienda la revisión cada 10.000 o 15.000 kilómetros, siempre dependiendo de la forma de conducir y de la zona por donde nos movamos normalmente.

Lo mismo sucede con los neumáticos, la única parte de la moto que está en contacto con la carretera. Una revisión visual podría ser suficiente para comprobar huecos, roturas, grietas o un desgaste demasiado pronunciado. Por otro lado, cada 10.000 kilómetros se recomienda la limpieza del filtro de aire, que es el encargado de evitar que entre la suciedad al interior del motor.

No hay que olvidarse de los líquidos, como el cambio de aceite, algo que hay que revisar cada 5.000 o 10.000 kilómetros, aunque también se aconseja seguir las recomendaciones del fabricante y del mecánico. El líquido refrigerante, así como el de frenos, debe ser otro de los pasos de una buena revisión en nuestra moto, lo mismo que el aceite de la horquilla.

La cadena y la batería también deben ser revisadas de forma periódica para tener la seguridad de que todo está correcto. La cadena cada 30.000 kilómetros y la batería, teniendo en cuenta que tiene una vida útil de 2 años, es aconsejable que la revise el mecánico.